África tiene lugares extraordinarios dentro de sus parques nacionales; pero hoy, te hablaremos de 3 lugares extremos de África que puedes visitar con poco dinero e, incluso, sin pagar.

 

Flores silvestres de Namakwa, Namibia

De Winfried Bruenken (Amrum) - Trabajo propio, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=16545737

De Winfried Bruenken (Amrum) – Trabajo propio, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=16545737

 

Uno de los rincones olvidados del continente, ubicado por la costa oeste extendiéndose hacia Namibia. Cruzar esta remota región y alcanzar las refrescantes vistas atlánticas de Port Nolloth cuando las flores silvestres cubren el paisaje, te hará sentir en un jardín de cuento de hadas.

 

 

La iglesia más peligrosa del mundo, Etiopía

<a href="https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Fresques_de_l%27%C3%A9glise_d%27Abuna_Yemata_Guh_(Gheralta,_Ethiopie).jpg">https://www.flickr.com/people/obarder/</a>, <a href="https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0">CC BY-SA 2.0</a>, via Wikimedia Commons

Abuna Yemata Guh Church, Gheralta, Tigray

Para llegar a la iglesia de Abuna Yemata Guh tendrás que trepar por una vereda, en la piedra en la que se encuentra, que lleva algo más de dos horas en ascenso; deberás obligatoriamente realizarlo con los pies descalzos, que deben lavarse como señal de respeto. La obertura de entrada es una oquedad situada a 2.650 metros sobre el nivel del mar. Al llegar a la base de la roca,  alzarás la vista para situar hasta dónde has subido y tendrás la sensación de haber estado lo más cerca posible del cielo.

 

Chapuzón en Devil’s Pool, Zambia

Royal Mayhem, CC BY-SA 4.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0>, via Wikimedia Commons

Royal Mayhem, CC BY-SA 4.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0>, via Wikimedia Commons

Devil’s Pool es una piscina natural de agua que se encuentra en la cima de las Cataratas Victoria, conocida por estar entre las cascadas más grandes del mundo… Por lo que es posible zambullirse en el río Zambeze y nadar en una poza natural al borde de las cataratas Victoria, mientras el agua pasa y cae 100 m en picado. Una experiencia única y, verdaderamente arriesgada; algo que a muchos nos encanta.