Cualquier aventura que nos lleve fuera de la rutina es nutritiva para el espíritu.

Sigue estos 7 consejos y te asegurarás de que tu viaje es mucho más que una escapada:

 

Evita la ansiedad previa al viaje, ya que es una realidad que existen huelgas de transporte, descarrilamiento de trenes o tardanzas en el equipaje.

No elijas un destino porque sea un must o porque todos tus compañeros de trabajo hayan estado ahí. Viajar es un acto de libertad personal, no de emulación.

-Parafraseando el viejo dicho, dime con quien viajas y te diré si gozas o sufres. Si no dispones de compañeros que aporten ligereza y positividad, plantéate seriamente viajar en solitario.

-Mucho mejor que ver lugares y observar la fauna humana como si estuviéramos en un zoo, es mezclarnos con la vida local y, en la medida de lo posible, seguir sus costumbres.

Sé un turista humilde. Problemas en los hoteles, en los comercios, con los lugareños o con otros turistas pueden aparecer en cualquier momento. Mantén la calma, sonríe y continúa con tu plan de viaje.