Considerado un lugar idílico, las islas Seychelles son uno de los paraísos más famosos en fotos o la televisión, pero,  más allá de esa imagen paradisíaca, no de seguro no conocías muchas de estas curiosidades de Seychelles:

 

1- El nombre de Seychelles tiene su origen en el dominio francés durante la época colonial y más concretamente en el que durante el año 1756 era Ministro de Economía francés, Jean Moreau de Séchelles, que acabó utilizando su apellido para nombrar a estos alejados territorios insulares.

 

2- Originalmente se conocían como Cocos de las Maldivas, porque antes del siglo XVIII, cuando las Seychelles permanecían aun deshabitadas, algunos caídos de los árboles fueron arrastrados por las corrientes marinas hacia el este, llegando a parar a estas playas. Recogidos allí fueron extremadamente valorados como objeto de valor para el comercio.

 

3- Declarada Patrimonio de la Humanidad (UNESCO), estas islas posee además la mayor población de tortugas gigantes del mundo, en total unas 150.000.

 

4- Seychelles es uno de los pocos lugares del mundo en el que no existe ningún riesgo o peligro natural real. A pesar de la frondosidad de sus bosques tropicales, en éstos no habitan serpientes ni hay arañas venenosas, en sus playas nunca se han visto tiburones carnívoros, ni existe riesgo de contraer malaria, lo que las convierte en uno de los paraísos naturales más seguros del mundo.

 

5- Las islas han sido un destino muy frecuentado por artistas y escritores en busca de inspiración. ¿Sabías que Ian Fleming visitó Seychelles antes de escribir su última novela sobre James Bond? También son el hogar de muchos pintores, como Colbert Nourrice o Michael Adams.

 

6- El 46% del archipiélago de las Seychelles está declarado como Parque Natural y por lo tanto, son espacios protegidos que permanecen intocables para el hombre.

 

7- En las Seychelles se encuentra el que está considerado como el atolón coralino más grande del planeta, en la isla de Aldabra. Si este atolón estuviese en la superficie, podría albergar en él toda la isla de Mahé y le sobraría espacio.