Podría decirse que el mayor temor de quien viaja en solitario es la idea de sentirse solo, es un miedo basado en una falacia: los viajeros, al fin y al cabo, suelen ser gente sociable, pero para ayudar a romper el hielo hemos traido 5 consejos para olvidar este temor.

 

Apuntarse a un circuito en grupo

Ya sea en una ruta por carretera a un pueblo remoto o en una excursión de un día por la montaña. Este tipo de actividades genera una sensación de camaradería, sobre todo cuando hay actividades desafiantes y los largos trayectos requieren de una buena charla para soportar mejor la experiencia.

 

Come en la barra de un bar

Comer en la barra no solo permite ahorrarse el trago de pedir mesa “para una persona”, sino que también ofrece la oportunidad de charlar con el comensal de al lado.

 

Conecta en línea con algún viajero

En los últimos años han surgido un montón de apps para ayudar a los viajeros a conectar entre ellos en plena ruta.

 

Ayuda a tomar fotografías

“¿Quieres que te saque una foto?”, con el gesto universal de disparar la cámara, quizá sea la forma menos notoria de iniciar una charla con un desconocido en un país ajeno.

 

Decir “¡hola!”

Puede que los viajes sean la única situación de la vida en la cual toda la gente con la que uno se topa está dispuesta a relacionarse, así que date la oportunidad de conversar.