Estos propósitos no solo son factibles, también son divertidos de cumplir; así que si has llegad hasta aquí, es momento de tomar notas y establecer nuevas metas y própistos viajeros para este año:

 

Propósito 1: Dejar de posponer el viaje

Existen muchos factores que impiden viajar, pero cuando las razones válidas no son más que alternativas cómodas para evitar asumir un ‘riesgo’, es momento de pararse a pensar.

Conviene identificar cuáles son las barreras que impiden dar el paso y superarlas.

 

Propósito 2: Aprender a desconectar

El modo en que la tecnología parece haber reconfigurado nuestro cerebro con la necesidad de estar siempre conectados, un viaje puede ser el antídoto definitivo.

Conviene borrar las apps de correo electrónico y desactivar las notificaciones de las redes sociales.

 

Propósito 3: practicar el turismo responsable

Comprender el impacto del turismo sobre el planeta nunca había sido tan vital como ahora. Por suerte, existen muchas alternativas de turismo sostenible y medidas como evitar el uso de botellas de plástico o usar el transporte público por tierra.

 

Propósito 4: Conectar con los lugareños

Conocer de verdad la ‘auténtica’ cultura local y regresar a casa con un buen recuerdo.

Con la economía compartida en auge, es más fácil que nunca disfrutar de estancias en casas privadas, clases de cocina y guías locales.

 

Propósito 5: salir de la zona de confort

Haciendo que este año sea el año del cambio: que el viajero se atreva a viajar de otra manera, viajar es una forma sencilla y efectiva de salir de la zona de confort.

Pruebe a viajar solo u olvidarse del itinerario previsto y atrévase a decir “sí” más a menudo.