La forma de viajar ha cambiado. Los nuevos viajeros no sólo quieren “ver”. Buscan experimentar, oler, tocar, saborear. Vivir sensaciones únicas, diferentes.

¿Cuál de estas sugerencias te tienta más? ¡Ojo! son atrevidísimas. ¿Con cuál de ellas te atreves?

 

-Evita el transporte público. Camina para encontrar las joyas ocultas.

-Convierte en amigos a los extraños. Descubran juntos la ciudad.

-Deja tu teléfono en el bolsillo. Verás más cosas. Garantizado.

-Comprende el estilo de vida local. Vete a festivales si puedes.

-Habla como un local (y con los locales) aprendiendo su idioma.

-Alquila una bici. No hay nada como la libertad de recorrer una nueva ciudad sobre dos ruedas.

-Haz preguntas (¿Cómo hiciste eso?). Una vez más, los locatarios sabrán valorar tu curiosidad.

-Evita a los turistas. Conéctate con los locatarios.

-Haz todo lo que quieras. Márchate sin arrepentirte de nada.