Si bien todos tenemos una imagen más o menos clara del continente africano, la realidad es que más allá de los más de cincuenta países, el Nilo y los dos grandes desiertos de los que la mayoría de nosotros hemos oído hablar —Sáhara y Kalahari—, los niños aprenderán que África es  una extensión enorme  (¡como casi sesenta veces España!), con  la sabana como principal ecosistema  (aunque ni mucho menos el único) y  1.500 idiomas  repartidos en cuatro grandes familias lingüísticas.

Conoce a África con estos datos:

 

    • Los 5892 metros de altura del monte  Kilimanjaro ,  en Tanzania, con sus tres volcanes inactivos y sus paredes de hielo en la cumbre.

 

    • El majestuoso Nilo, que más allá de cruzar El Cairo y Alejandría, fluye a lo largo de diez países de toda África. Nace en Burundi, en la región de los grandes lagos, y llega hasta el Mediterráneo.

 

    • En la región de los grandes lagos, el lago Victoria es el más conocido de todos por tratarse del segundo lago de agua dulce más grande del mundo.

 

    • El desierto del Sáhara, el desierto del Kalahari y el desierto de Namibia son tres de los nueve grandes desiertos cubren una gran extensión de toda África. El desierto del Sáhara es casi tan grande como toda China o EEUU y algunas de sus dunas han alcanzado los 193 m de altura. En los desiertos hace muchísimo calor y apenas llueve, por eso, solo algunos animales se han adaptado a este ecosistema: entre los mamíferos están los camellos y los dromedarios.

 

    • Algunos humanos han vivido y viven en el desierto: se trata de los beduinos, palabra que en árabe significa moradores del desierto y son nómadas, es decir, personas que no viven en un lugar fijo, sino que viajan durante toda su vida.

 

  • Los suricatos, como Timón de El rey león, ¡también viven en el desierto! Aunque en otros dos: el del Kalahari y el Namib. Por ello, en la realidad, sería difícil que se encontrase con Pumba, un facóquero, que preferirá las sabanas áridas y húmedas como las que hay al sur del Sáhara.