Viajar, es uno de los placeres más valiosos de la vida. Sea una escapada, un trekking o cualquier aventura, es fundamental documentarlo para que además de quedar guardado en tu mente como una genial experiencia, quede evidencia física y digital de tu paso por ese sensacional destino.

La manera de hacerlo es personal y puede ser un blog, un registro de los lugares que vamos recorriendo, o lo que cada uno prefiera. Que cada cual decide la suya.

 

Escribe: Conviértete en un escritor. Adquiere un cuaderno, un diario de viaje, uno distinto al que habitualmente usas, solo para realizar apuntes sobre tu actividad. Que sea pequeño, sencillo, fácil de llevar y de manipular.

 

Habla con los lugareños: Aunque a veces es difícil para el viajero, no hay mejor experiencia de viaje que encontrarse con un lugareño que te muestre mucho más del destino visitado.

 

Fotografía: No importa a dónde vayas o qué cámara utilices, en tus manos está plasmar tu experiencia, tu momento, y aprovechar o crear oportunidades fotográficas.