Tras informar a tu seguro de viaje, ellos te llaman y te ayudan a realizar todos los trámites mencionados anteriormente asegurándose de que todo está bajo control. Si no has podido bloquear tus tarjetas, ellos se encargan. Lo mismo sucede si por problemas de pasaporte no puedes volar.

No dejes que un imprevisto o un mal momento como puede ser el sufrir un robo durante el viaje, te amargue el resto de tus vacaciones o de tu aventura. Nadie está exento de qué le pueda pasar algo en ninguna parte.