La reserva GG Conservation de Sudáfrica, centrada en el cuidado e investigación de 77 felinos procedentes de espacios en cautividad, ofrece esta experiencia de zoológico a la inversa durante 45 minutos desde 110 euros.

La atracción se ofrece a los viajeros que lleguen a la reserva GG Conservation (Glen Garriff) de Harrismith, en Free State, una de las nueve provincias de Sudáfrica y a menos de 300 kilómetros de Johannesburgo.

Aseguran, eso sí, que es muy segura, ya que la estructura, de dos metros de alto y uno de ancho, está revestida de hierro y plexiglás de una gran resistencia, por lo que resulta imposible que los animales la rompan. Al menos, de momento, no ha habido que lamentar ningún incidente.

La aventura dura 45 minutos y suele tener lugar entre las 18.30 y las 19.15 horas. Se puede vivir solo o con otra persona (nunca más de dos) y hay que tener más de 14 años para poder meterse ahí dentro.

Además, tienen prioridad para hacerse con un cupo los clientes que se alojen en la reserva, ya que también funciona como un ecoresort en plena naturaleza al contar con dos casas de campo, The Lion Lodge y The Lion House.