Apenas tendrás tiempo de perderte por el singular tráfico de estos países pero más vale informarse para evitar cualquier imprevisto si decides desplazarte por carretera.

Por lo que respecta al estado de las carreteras, se puede decir que recuerda un poco a cómo eran las carreteras en España antes de la aparición de las Autovías. Quizá te llame la atención la gran concentración de coches que se produce o el hecho de que a veces tendrás que atravesar algún pueblo para llegar a destino.

Ojo, aquí las normas de tráfico pueden parecer un tanto caóticas así que tendrás que redoblar tus esfuerzos por estar atento a lo que ocurre a tu alrededor mientras conduces. Un ejemplo claro lo encontramos en los matatus, que son los vehículos de transporte público más típicos. Es mejor que siempre cedas la preferencia a los conductores de esta especie de autobuses si no quieres sufrir un accidente desafortunado.

En suma, si respetas estos consejos para conducir en África te ahorrarás un montón de sobresaltos e inconvenientes. No olvides que no estás en Europa y que la mayoría de los conductores locales están acostumbrados a desenvolverse como pez en el agua en medio del desorden.