En ocasiones los viajes incluyen una serie de imprevistos que no dependen de nosotros. Para evitar que esto suceda, y que nuestro viaje sea mejor aún de lo esperado, existen una serie de recomendaciones:

 

Disfruta lento el destino

Aprovecha cada detalle y cada lugar al que vas, no vayas a prisa. No hay desperdicio en ir lento, eso no te hará más aburrido o improductivo.

 

 Busca calidad

Aprovecha para conocer lo que realmente importa, disfruta la arquitectura, la gente, los paisajes, la naturaleza y todo lo que en verdad valga la pena.

 

Platica con los habitantes del lugar

Nadie te podrá contar de mejor manera un destino, que los propios habitantes del lugar.

 

Aprende

Aprende todo lo que puedas y de todos cuanto puedas. Al final lo que más queda de los viajes son las memorias.

 

Disfruta lo pequeño

El turismo de masas ha venido a evolucionar la manera de hacer turismo y ha puesto todo en una perspectiva inmensa.