-Compra un buen candado o red metálica para tu mochila o equipaje para utilizar en los alojamientos o lugares que visites.

-No te confíes por mucho que hayas viajado. Hay que estar alerta aunque sin estresarse.

-Reparte el dinero en efectivo que lleves en el viaje y guárdalo en diferentes lugares. No lo lleves todo encima. Lo ideal sería que lleves algo contigo y otra parte del dinero la dejes guardada en el locker de tu hostal o escondida en el hotel.

-Intenta utilizar las tarjetas para gastos pequeños.

-Contrata un buen seguro de viaje. A veces no le vemos la utilidad si no nos pasa nada. Pero lo ideal del seguro es tenerlo para no utilizarlo.

-Escanea tu pasaporte, tu cédula o dni y el resto de tus documentos y guárdalos en la nube o en tu e-mail.

-Intenta informarte de las zonas que visites para saber si son peligrosas y hasta que horas se puede caminar por ellas. Pregunta en tu alojamiento o pide consejo a personales locales.

-No actúes como un turista. Es normal relajarse cuando se está de viaje, pero eso no quiere decir que te olvides de que estás en un lugar que no conoces. Es importante no ser demasiado ostentoso o llamativo mostrando gafas de sol, teléfonos o joyas. Hay que hacer buena la expresión «no dar papaya» para así ahuyentar el interés de posibles ladrones.

-Aprende a utilizar la divisa del país y a manejarte con el cambio a la hora del regateo y para saber el precio real de las cosas que compras en ese país. Puedes utilizar una aplicación o usar un conversor de moneda