Se acercan las tan esperadas vacaciones, sin duda el mejor momento para planificar un viaje en familia y disfrutarse unos a otros.

Tener hijos no supone tener que dejar de viajar, la tendencia de llevar a los pequeños con ellos y viajar en familia va en alza y África no se queda atrás en cuanto a viajes en familia al extranjero.

Así que si necesitas consejos para planificar un viaje en familia, has llegado al lugar indicado. Toma un papel y lápiz, comencemos:

 

No tengas miedo y sin prisas

Viajar es una de las experiencias más reveladoras para los niños de cualquier edad. Sí bien, en ningún momento hay que olvidar los objetivos propios del mismo, que en la mayoría de los casos suelen ser disfrutar de unos días de relax y desconexión en un lugar diferente, así como pasar tiempo de calidad con los nuestros. Aprende a disfrutar de llevar un ritmo relajado, con pausas más largas para que los niños tengan tiempo de comer y descansar, al igual que tú.

 

El destino

En este caso, es muy importante tener en mente varias opciones, informarse de si los lugares pensados son seguros para ir con los niños y cuentan con ofertas atractivas para realizar actividades familiares, así como determinar si el momento del año escogido es el más apropiado para visitarlos, atendiendo a sus condiciones climatológicas.

 

El equipaje y los preparativos

Dependiendo del país al que se viaje será conveniente llevar todo lo que nuestros hijos necesiten de primera necesidad. Es mejor no dejar nada a la improvisación, sobre todo en medicinas. Lleva siempre un botiquín a mano. Nunca sabes si podrás encontrar los medicamentos fácilmente ni a qué precio.

 

Simplifica

Olvidarse de las agendas, ser flexibles e intentar improvisar, aunque siempre dentro de un orden. Por las noches, y antes de ir a dormir, una buena idea consiste en planificar juntos las actividades del día siguiente.

 

Que los adultos sean un poco niños también. Bajar el ritmo, dilatar las experiencias y no tener prisa por llegar a los sitios. Disfrutar, en definitiva, de cada descubrimiento sin pensar en lo que vendrá después.