Marruecos es uno de esos países que te sacuden, que te golpean, que no te dejan indiferente. Por momentos es África pura, por momentos parece Asia (por sus colores, sus aromas, su vida callejera), por momentos se asemeja al imaginario colectivo que tenemos de “Arabia” y sus mil y una noches…

 

Acá les dejamos algunos datos prácticos para organizar su viaje.

 

¿Necesito visa?
Si eres argentino o tienrs pasaporte de la comunidad europea NO necesitas visa para ingresar a Marruecos y puedes quedarte hasta tres meses.

 

Salud y vacunas

Estrictamente hablando, la única vacuna “obligatoria” por la OMS es la de Fiebre Amarilla.

 

¿Hace frío o calor?
Todos imaginamos Marruecos como un lugar muy caluroso (¡es África! ¡Seguro que hace calor!). Sí, pero no se confíen demasiado.

Marruecos tiene varios climas:

En la costa (el norte y el oeste del país) el clima es moderado y subtropical, con vientos frescos del Mediterráneo y del Atlántico. En invierno (diciembre a marzo) el norte del país es lluvioso y húmedo.
En el interior las temperaturas son más extremas: los inviernos son muy fríos (en el Atlas, la cadena montañosa central, la temperatura llegan a bajo cero y hay nieve) y los veranos son muy calurosos (arriba de 38°C).

 

¿Qué idioma hablan?

Hablan muchísimos idiomas y muy bien: los oficiales son el árabe, el tamazight (lengua bereber) y el francés. En el norte, además, es común que también hablen castellano (ya que fueron colonia española) y en el centro y sur es más común que hablen francés o inglés