La diversidad cultural es una de las cualidades humanas más interesantes. Y de seguro a muchos nos encanta descubrir cómo se celebran las fechas más icónicas en distintas partes del mundo y, pues hoy, le corresponde al continente africano ser el protagonista:

A menos que estés en el Atlas en Marruecos, las posibilidades de disfrutar de unas navidades blancas son muy pocas. Sin embargo, incluso en los países de mayoría musulmana, la Navidad es un día para vivir en familia, uniéndose a la celebración cristiana porque reconocen a Jesús como profeta. En Senegal, por ejemplo,  los vendedores ambulantes también venden árboles de Navidad y Santa Claus inflables.

En Sudáfrica se realizan  proyecciones especiales y floorshows en las ciudades más importantes del país, los nativos usan ramas de pino para decoras sus casas y nunca falta el tradicional abeto de Navidad, donde se colocan los regalos para los niños. Cabe destacar que en este país cuentan con su propio árbol, diferente al que estamos acostumbrados a ver. Consiste en una estructura de alambres y decoración de símbolos autóctonos, como símbolos Ndebeles y muñecos zulús. En Sudáfrica no hay nieve, ya que la navidad coincide con el verano, pero sí muchas flores silvestres y a sus habitantes les encanta presumir de este colorido, usándolas para decorar muchos de los poblados.

En Liberia, es habitual que en las casas se coloque una palma de aceite como árbol de Navidad decorado con campanas.