El rinoceronte blanco (Ceratotherium simum) es una especie de mamífero perisodáctilo de la familia Rhinocerotidae.2​ Es la mayor de las cinco especies de rinocerontes que existen, el cuarto animal terrestre más grande y el cuarto mamífero terrestre más pesado después de las tres especies de elefantes. Puede llegar a los 4,2 m de longitud, 1,85 m de altura y hasta las cuatro toneladas y media en ejemplares más grandes. Es una de las dos especies de rinocerontes que viven en la sabana africana.

Los rinocerontes blancos en realidad son de color gris, un poco más claro que el de los rinocerontes negros, por lo que existen diversas teorías que intentan explicar el origen de su nombre común.3​ La más conocida sugiere que cuando los primeros colonos holandeses llegaron a la actual Sudáfrica, en el siglo XVII, habrían llamado a este animal wijde (‘ancho’) en referencia a su labio recto y ancho, bastante diferente al labio picudo del otro rinoceronte africano. Los británicos, que se establecieron en Ciudad del Cabo a partir de 1806, creyeron erróneamente que lo que los holandeses decían era white (‘blanco’), palabra inglesa de pronunciación similar. Sin embargo, esto parece no tener ninguna base, y en realidad el nombre podría derivar del color pálido de los primeros ejemplares que fueron descritos.3

La subespecie del sur (Ceratotherium simum simum) fue clasificada como «casi amenazada» (NT) por la IUCN.8​ De acuerdo a los datos de 2011, después de años de protección y reubicaciones la especie se ha incrementado a 20 150 animales en estado silvestre, aumentando por tanto de los 17 500 censados en 2007.9​ En Sudáfrica se encuentra la mayor parte de la población mundial, con el 93 % de los animales (16 255 para 2007), si bien en 2010 se han contabilizado 333 ejemplares muertos por causa de caza furtiva.1​ En conjunto puede considerarse como un gran crecimiento el experimentado por la especie en los últimos años si se compara que a inicios del siglo XX quedaban apenas unos mil ejemplares.

MEJORES LUGARES DONDE VER RINOCERONTES

El Parque Nacional de Matobo, uno de los lugares más importantes y poco valorados de Zimbabue, es el hogar de algunos de los paisajes más majestuosos de granito en el mundo. Es además, uno de los mejores lugares para ver rinocerontes blancos y negros, aunque su población no es muy prolífica debido al terrible embate de la caza furtiva.

Su paisaje impresionante parece de otro mundo; con gigantes rocas en equilibrio, conocidas como kopjes. Este patrimonio de la UNESCO es considerado como el hogar espiritual de dicha nación, según LonelyPlanet.

El Parque Nacional Kruger, en el noreste de Sudáfrica, es una de las reservas de caza más grandes de África. Su alta densidad de animales salvajes incluye a las 5 especies de caza mayor: leones, leopardos, rinocerontes, elefantes y búfalos. Cientos de otros mamíferos habitan aquí, al igual que varias especies de aves, como buitres, águilas y cigüeñas. El paisaje incluye montañas, llanuras con arbustos y bosques tropicales.

 

Imagen De Esculapio – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4206110