El espíritu indómito de sus gentes les hizo inconquistables y, por esta razón, mantienen una cultura y tradiciones que nacen de las raíces de África y son distintas al resto de países del continente negro.

Existen lugares en los que parece que el tiempo se haya detenido en la prehistoria y otros en los que encontramos castillos que parecen sacados de la nobleza europea. Incluso dicen que hay un lugar donde se guarda el Arca de la Alianza.

Conoce algunos de sus imperdibles:

 

Lalibela

Las iglesias excavadas en piedra de Lalibela son famosas en el mundo entero. A más de 2.500 msnm se halla esta pequeña ciudad cuyo conjunto monumental fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1978.

 

Las montañas Simien

Ubicadas en la zona norte del país, es una de las zonas más salvajes y escarpadas de África, contando con varias cimas por encima de los 4.000 msnm. Entre ellas, podrás contemplar (y ascender) el Ras Dashen, que con sus 4.550 msnm es el pico más alto de Etiopía.

 

La depresión del Danakil

Danakil, un lugar donde la temperatura llega a los 50º y sólo viven los pastores Afar, que comercian con la sal.

 

Bahir Dar

Esta ciudad es uno de los lugares vacacionales preferidos por los propios etíopes. Bares, hoteles y restaurantes se distribuyen cerca de la orilla del Lago Tana.