Las gargantas del Todgha son una serie de cañones fluviales de piedra caliza, o wadi , en la parte oriental de las montañas del Alto Atlas en Marruecos.

Estar atrapado entre un profundo barranco donde una falla de 300 m de profundidad divide la piedra caliza naranja, sin dudas es una experiencia sublime, el acercamiento a tal lugar es simplemente emocionante, como si las puertas del cielo estuvieran a punto de cerrarse ante ti.

Aquí, los ríos Todra y Dades han excavado cañones en los acantilados en su tramo final de 25 millas, en algunos lugares, este desfiladero mide solo 33 pies de ancho, pero los acantilados tienen más de 500 pies de alto a cada lado.

 

¿Cómo llegar?

El Aeropuerto Internacional de Ouarzazate es el más cercano, ya que está a menos de tres horas en automóvil. El aeropuerto internacional de Marrakech es otra opción más popular.

 

¿Cuál es la mejor época para ir?

La primavera y el otoño son las épocas idóneas para ir a este lugar, cuando el clima es más fresco pero no demasiado frío.  Si elige venir en verano, tendrá el lugar para usted solo, pero las temperaturas pueden subir a los 40 grados, y vale la pena señalar que muchos negocios cierran; si viene en invierno, lo mejor sería evitar los meses nevados de diciembre a febrero, ya que puede hacer mucho frío.

 

¿Qué hacer en Las gargantas del Todgha?

Hay muchas opciones para disfrutar del desfiladero, puedes elegir desde un paseo al aire libre, disfrutar del paisaje, empaparte de la cultura comprando artesanías o conocer gente local y hacer conexiones reales en algunos pueblos locales encantadores.

Y para los más arriesgado, pueden hacer escalada en roca, el desfiladero es el mejor lugar de Marruecos para tal actividad, de hecho hay más de 100 rutas oficiales que permiten a los escaladores experimentar el desfiladero de forma segura.