Las calles de arena de la Isla Mozambique y sus antiguas casa de muros blancos, te llevarán a un pasado donde el imperio portugués dominaba estas latitudes.

Esta isla está plenamente urbanizada y se distinguen dos partes según el material de construcción que podrás visitar: la ciudad de piedra en el extremo norte y la de macuti al sur, frente a la pequeña isla de San Lorenzo. Su sorprendente unidad arquitectónica se debe a la una utilización constante de los mismos métodos de construcción y materiales (piedra o macuti) desde el siglo XVI, así como la aplicación de principios ornamentales siempre idénticos.

Está formada por poco más  de 3 km de longitud y de 300 m de anchura. Rodeada de las aguas del bello océano índico.

Una forma divertida y cada vez más habitual de conocer la ciudad es en bicicleta, con o sin guía. El palacio del gobernador es hoy un interesante museo. La isla tiene playas y, si queremos navegar a otras, lo típico es hacerlo en embarcaciones árabes de tipo dhow.

Cómo Llegar:

La unica conexion de la Isla de Mozambique con el resto del país, es por medio de un estrecho puente de hormigón de más de 3 kilómetros. Este puente conecta la isla con la ciudad de Lumbo, al oeste.