Playas de aguas cristalinas, arena blanca, cocoteros, arrecifes coralinos y tranquilidad en cada rincón: así es Santa María, conocida localmente como Nosy Boraha.

Esta antigua guarida de piratas de los mares del Sur es una isla de la costa este de Madagascar que está organizada como la ciudad de Isla Santa María.

El fondo marino de Santa María y sus alrededores es uno de los grandes atractivos turísticos de la zona, ya que hoy en día, es muy conocida como un lugar de buceo excepcional, donde durante el invierno austral, las ballenas jorobadas de la Antártica vienen a instalarse para reproducirse. Además las huellas que han dejado los piratas en la bahía de Antongil y de Tintingue han hecho de este lugar un paraíso lleno de historia, aquí podrás visitar su cementerio, único en el mundo. También podrás pasearte por el bosque primario para descubrir los lémures o admirar las orquídeas, entre ellas la magnífica Reina de Madagascar.

El alojamiento turístico no supone problema alguno. La isla cuenta con una interesante oferta hotelera que huye de la masificación.