Mientras conducen despacio, un buen guía va analizando todo lo que sucede a su alrededor, porque la naturaleza les habla.

Un buen guía irá combinando su trabajo de conducción, con su trabajo de rastreo y su trabajo de entender a sus clientes y sus expectativas. Mostrará a los clientes en su coche todos los animales que aparecen durante el game-drive, les explicará sus comportamientos.

Salvo que ya hayas vivido una experiencia de safari con un guía concreto, y solicites ese guía a la empresa que te organiza el safari, lo más normal es que es un elemento sobre el que no tienes control cuando contratas tu safari. Lo único que puedes hacer es contratar tu safari a través de una empresa seria que entienda la importancia del guía e incluya en su staff guías altamente cualificados, que obviamente siempre tienen un salario más elevado.