La Avenida de los Baobabs en Madagascar es uno de esos lugares icónicos de los que quizás hayas visto fotos. Su sorprendente paisaje atrae a viajeros de todo el mundo, por lo que es uno de los lugares más visitados de la región  entre Morondava y Belon’i Tsiribihina en el Menabe, al oeste de Madagascar.

En África se consideran árboles sagrados. Es un árbol diferente, distinto a todos los que estamos acostumbrados a ver, puede llegar a medir unos 30 metros de alto y tener una anchura considerable. Esta especie de Baobab es endémica de Madagascar, lo que quiere decir que no la encontraremos en ningún otro lugar del mundo.

Leyenda de los Baobabs

Son unos árboles majestuosos y hermosos y, según cuenta la leyenda, eran los más presumidos del bosque. Para que no los dejaran de admirar, no dejaban de crecer y crecer, sobresaliendo por encima del resto de los árboles. Los dioses (¿o el demonio?), como cura de humildad, decidieron darles la vuelta dejando sus raíces al aire.

 

Contemplar tanto el amanecer como el atardecer en la avenida ofrecen un espectáculo visual mágico. Cuando te vas adentrando en ella es como si te estuvieras colando dentro de una acuarela multicolor. Un viaje hacia los adentros de uno, de apenas minutos. Un viaje de tan solo unos metros, que tardarás una vida en olvidar.