Si tienes dudas durante este proceso de planificación de tu viaje, en este artículo tenemos una pequeña guía con conejos a seguir:

 

Para vacunarte debes pedir cita al Centro de Vacunación internacional más cercano a tu domicilio. La cita se puede solicitar online o llamando por teléfono.

Una vez en el centro te preguntan sobre el destino que vas a visitar, cuánto tiempo vas a estar de vacaciones, etc. y te asesoran sobre las vacunas recomendadas para dicho país. Lo ideal es vacunarse entre tres y dos meses antes del viaje, así te aseguras de que la vacuna ya es efectiva y de que no existe un nuevo riesgo de contagio por alguna otra enfermedad de la que debas vacunarte.

Las vacunas te las ponen ese mismo día o te dan fecha para más adelante si aún faltan varios meses para tu viaje. Todo depende de cómo funcione el centro y su política de administración. Las vacunas que te inyectan suelen ser gratuitas.

En ocasiones, tienes que ponerte vacunas que debes comprar en la farmacia. Para ello te envían una petición de la vacuna vía email. Posteriormente llevas el requerimiento a tu centro de salud y allí te extienden una receta en el caso de que la vacuna esté financiada; así pagarás menos importe por ella.

Una vez tengas la receta, te diriges a la farmacia y haces la solicitud de la misma. Normalmente, en unos días tienes la vacuna lista para recoger. Cuando la tengas en tu poder, pides cita nuevamente en tu centro de salud para su administración. Mientras tanto, la vacuna debes conservarla en la nevera y el día que la lleves al centro, debes transportarla en una pequeña nevera de viaje con hielo en su interior para mantenerla fría.

Con tu primera vacuna, si aún no lo tienes, puedes solicitar tu certificado o carnet de vacunación. No olvides siempre llevarlo contigo en los viajes por si te lo pidiesen en algún momento lo tengas a mano. Otro consejo: Ten una copia guardada en la maleta por si pierdes el original.