No hay nada como la primera vez que ves un elefante en la naturaleza. Verlos interactuar en su entorno natural es una experiencia que pocas personas olvidarán rápidamente.

En algunas partes de África, la caza furtiva y la pérdida de hábitat han llevado a la desaparición de las poblaciones de elefantes a un ritmo rápido. Afortunadamente, muchos de los destinos de safari más populares del continente todavía tienen rebaños saludables de estos hermosos animales. Así que hoy te presentaremos los mejores 5 lugares para enamorarte de los paquidermos.

Delta del Okavango, Botsuana

Con una valiosa fuente de agua como el río Okavango atravesando el centro del desierto de Kalahari, el Delta da vida a una gran variedad de aves y mamíferos, incluidas grandes manadas de elefantes.  Aquí podrás escoger entre el avistamientos de estos gigantes desde un bote o una canoa tradicional mokoro, a pie durante un safari a pie e, incluso conocer elefantes habitados con los que podrás interacturar, oler y tocar mientras aprendes todo sobre ellos.

Para esta última opción, te recomendamos  acercarte al Campamento Abu (ubicado en una concesión privada) o a uno de los dos campamentos del Santuario ( Baines o Stanley’s) para una experiencia incomparable.

 

Parque Nacional de Chobe, Botsuana

Este parque ubicado en la región noroeste de Botswana, cerca de las fronteras con Namibia, Zambia y Zimbabue,  es muy reconocido por su alta densidad de elefantes, con alrededor de 120,000 en total, la mayoría viviendo en grandes manadas.

A lo largo de sus 11.700 kilómetros cuadrados, además de encontrar manadas enteras de paquidermos, podrás gozar del avistamiento de una rica fauna y una flora que en su mayoría el río Chobe data de vida. Para descubrir grandes manadas de elefantes, tu mejor opción será recorrer la rivera de este río, donde estos grandes animales comparten agua y territorio con hipopótamos, cocodrilos y aves acuáticas.

Además, los grandes depredadores del continente ─leonesleopardoshienaschacales y perros salvajes─ también están presentes en el parque.

Muchos refugios y campamentos en esta área tienen vistas a ríos, canales o pozos de agua y es probable que veas elefantes que vienen a beber o refrescarse directamente desde el campamento.

Parque Nacional Tarangire, Tanzania

Esta reserva tiene la mayor población de elefantes en el norte de Tanzania, con algunos rebaños que cuentan con varios cientos de miembros.

Los elefantes de Tarangire han desarrollado un comportamiento único para hacer frente a la sequía. Usando receptores en sus troncos, pueden ubicar el agua que corre debajo de la superficie y luego cavar hasta allí usando sus colmillos. Esto se conoce como «beber arena». De hecho, es la estación seca, cuando el río Tarangire (que fluye a través del parque) actúa como la única fuente confiable de agua en kilómetros a la redonda, el mejor momento para visitar el lugar.

 

Parque Nacional de Amboseli, Kenia

El Parque Nacional de Amboseli, ubicado en el sur de Kenia, tienecomo atracción estrella sus enormes manadas de elefantes, que a veces suman cientos de individuos. Los rebaños a permanecer en el parque durante todo el año debido a la abundante agua disponible que se encuentra en un pantano natural alimentado por las nieves derretidas del Kilimanjaro (monte ubicado en la frontera que une a este parque con Tanzania), por supuesto,  también es un espectacular telón de fondo para tus fotos de elefantes.

Addo Elephant National Park, Sudáfrica

Este parque fue creado en 1931 para traer a la población local de elefantes al borde de la extinción después de un sacrificio a gran escala. De solo 11 individuos en 1931, el parque ahora sostiene una población de más de 600 elefantes. Su tamaño relativamente pequeño hace que sea fácil detectarlos, especialmente en los días calurosos cuando tienden a congregarse en grandes cantidades alrededor de los pozos de agua del parque. Lo mejor de todo, Addo Elephant es que es probablemente el parque más accesible en esta lista, puedes llegar a él en 30 minutos desde Port Elizabeth, y los safaris sin conductor son sorprendentemente asequibles.