La República Tunecina o Túnez es el lugar ideal para escaparte por un rato y descubrir todo lo que tiene por ofrecer esta tierra repleta de contrastes y colores, con olor a  a jazmín, a dátil y a té recién hecho, y en el que se pintan los colores: azules del mar Mediterráneo.

Ya sea una estancia relajada a orillas del mar o un turismo lleno de actividades, siempre habrá motivos para visitar el mar Mediterráneo, los dorados en el desierto del Sáhara, los verdes de los oasis y los cobrizos de la cordillera del Atlas de este país. Y en este post los conoceremos:

 

Descubrir el desierto

Después de las playas y ciudades históricaslos desiertos te darán otro tipo de tranquilidad, y esa es la serenidad y paz que aporta el desierto del Sahara tunecino.

De hecho, los tours por el desierto del Sahara en camello o 4×4 se posicionan como la tercer actividad preferida de los turistas.

 

Paseos por la playa

Túnez cuenta con 1.300 km de costa, 600 son de playa.

Desde la capital Túnez hasta la ciudad de Monastir están los resorts más famosos, pero no los únicos. Algunas de las playas más populares son Ghar el-Melh, Susa y Sounine. En la costa sureste, Yerba y Zarzis son alternativas a las más turísticas del norte.

 

Sus medinas

Acceder al corazón de la ciudad, atravesando las tiendas que se agolpan consecutivamente para ofrecer todo tipo de productos, es el lugar perfecto para ver, perderse, y descubrir las interioridades de sus habitantes.

 

Su gastronomía

Hay una amplia variedad de platos para probar, tanto saladas como dulces. Además, utilizan condimentos que en general son nuevos para los paladares occidentales, haciendo cada comida mucho más sabrosa.

Túnez, como todos los país del Mediterráneo, utiliza el aceite de oliva, las especias y las verduras, pero también emplea ingredientes algo diferentes a los que conocemos

 

Locaciones de Star Wars

Túnez es reconocido por ser la localización de muchos escenarios de «Star Wars».

Al viajar a alguna de las localidades de Túnez como:el espectacular cañón de Sidi Bouhlel, conocido como el «Cañón de Star Wars», donde R2D2 es capturado por los jawas; o en el lago salado de Chott el Djerid, donde se ubicó la granja de los Lars, entre otros; sin duda vivirás una aventura cinéfila.