Si tu plan incluye recorrer extensiones inmensas que te regalen posibilidades infinitas de disfrutar el lado más salvaje de África, este post es para ti:

 

PARQUE NACIONAL KRUGER (SUDÁFRICA)
En el noroeste de Sudáfrica, ocupando parte de la frontera con Mozambique, se halla un parque nacional que posee una superficie igual al del estado de Israel. En el Parque Nacional Kruger un número ingente de impalas, cebras y jirafas corren por la sabana, mientras los grandes felinos (con leones y guepardos a la cabeza) acechan y los hipopótamos y cocodrilos se hacen fuertes en los ríos.

 

SOUTH LUANGWA Y KAFUE (ZAMBIA)
El Parque Nacional South Luangwa es el buque insignia de la vida salvaje en Zambia. Aquí se combina el hecho de existir una gran concentración de vida salvaje con el de ser un lugar muy poco turístico.

 

ÁREA DE CONSERVACIÓN NGORONGORO (TANZANIA)
Aunque forma parte de la región del Serengueti, el cráter Ngorongoro (cuyo nombre significa El regalo de la vida en la lengua de los masáis) se segregó del Parque Nacional Serengueti en 1959, siendo declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1979.

 

SERENGUETI (TANZANIA)
Serengueti es una de las zonas naturales más conocidas de África y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, siendo considerado, por muchos, como la Séptima Maravilla del Mundo.

 

HWANGE (ZIMBAUE)
Este es, probablemente, uno de los parques nacionales más infravalorados de África. El parque nacional más grande de Zimbaue ofrece la posibilidad de admirar 108 especies de mamíferos diferentes.