Botswana, en África austral, es un puro documental en vivo sin pantallas de por medio. Un territorio capaz de nutrir al visitante de fantásticos safaris a través de una sucesión de parajes indómitos.

Descubre todo lo que tiene por ofrecerte en esto 5 imperdibles:

 

Delta del Okavango

El Delta es una naturaleza virgen con un terreno que va desde pastizales secos hasta pantanos. Los safaris y la observación de juegos son las actividades más populares en el parque y entre los posibles animales que se pueden observar se incluyen guepardos, cebras, jirafas, elefantes, cocodrilos y rinocerontes, por nombrar solo algunos.

Reserva de Moremi

Denominada desde su creación en 1963 “Reserva de caza de Moremi”, este valioso enclave natural por fortuna ahora no se utiliza para que algunos desahoguen su violencia reprimida ni su cobardía disparando con un rifle sino para la conservación de las especies que lo habitan. De hecho se le dice Reserva de Moremi o Moremi a secas.

 

Parque Nacional de Chobe

El Parque Nacional de Chobe, cuyo tamaño es similar al de países como Líbano, Gambia o Qatar, es el corazón de los mejores safaris en Botswana.

 

Los salares de Makgadikgadi

En el noroeste de Botswana, antes de que al desierto le toquen las aguas del Delta del Okavango hay un área extensa en la que se sitúan dos parques nacionales como son Makgadikgadi y Nxai Pan. Hace mucho tiempo allí existió un lago de más de 16.000 km², el Makgadikgadi, pero este se evaporó.