El miedo a volar, el miedo a vivir en lugar completamente desconocido, el miedo a experimentar cambios, que muchas veces son positivos, o el simple miedo a estar lejos de sus seres queridos son solo algunos de los obstáculos que muchos viajeros deben superar para poder vivir nuevas aventuras.

Es decir, viajar es una constante construcción de recuerdos, pero a veces, el miedo a viajar hace que las personas se priven de oportunidades inigualables.

 

-El día que vayas a viajar, evita hacer actividades que te generen estrés para que cuando llegues al aeropuerto, estés lo más tranquilo posible y el vuelo sea lo más llevadero posible.

-«Habla con un profesional, no, no con un psicólogo (aunque eso también puede ayudar), sino con un profesional de la aerolínea»,

-Dormir durante el vuelo es una excelente alternativa para dejar que la mente descanse.

-Cuando reserves tu vuelo, asegúrate de conseguir un asiento en la parte delantera y es que los expertos aseguran que en esta parte del avión se sienten menos las turbulencias y de esta manera, los pasajeros se ven menos afectados.

-La cafeína, el alcohol y los alimentos ricos en sodio pueden hacer que tu corazón se acelere y esto incremente tu ansiedad.  Si eres un viajero nervioso, querrás evitar todas estas cosas antes y durante tu vuelo.

-Leer un libro, escuchar música relajante o ver una película durante el vuelo ayudan a que no pienses todo el tiempo que estás a bordo de un avión y por ende, podrás controlar el estrés y el ansiedad.

-Piensa en el destino para superar tu miedo a volar.