Son numerosas las cosas que nos condicionan: el medio de transporte, los recursos económicos, el idioma, nuestros gustos o la cultura… Pero, la verdad es que no deberíamos tener ningún motivo en concreto para viajar a Marruecos, ya que el solo nombre del país, debería ser suficiente como para que, con pronunciarlo, nos entrasen una ganas irresistibles de volar hasta él.

Así que si estás buscando un viaje que abarque aventura, naturaleza, gastronomía, cultura, historia y vida salvaje, has llegado al lugar adecuado. Ya que en este post hablaremos sobre los motivos más relevantes por las que esocger Marruecos como próximo destino.

 

Un destino económico

Marruecos es un destino barato, donde el alojamiento y la comida tendrán precios más que razonables.

Así que si  tu objetivo es viajar a lugares en los que puedas disfrutar de todo tipo de actividades, ver monumentos y conocer una nueva cultura sin que sufra tu bolsillo deja de buscar este, país es para ti.

 

Sus antiguas ciudades imperiales

En Marruecos hay cuatro ciudades imperiales: Marrakech, Fez, Meknes y Rabat.

Rabat, la ciudad capital, aunque a simple vista pareciera ser una ciudad moderna, en realidad tiene varios sitios históricos muy interesantes, como La Casba de los Udayas, la antigua medina y la Torre de Hassan. Además del reluciente Mausoleo Real que también vale la pena visitar.

Marrakech,conocida como la Ciudad Roja,  es famosa por su antigua medina, sus numerosos zocos , palacios antiguos como el Palacio Badi y el Palacio de Bahía , la sorprendente Mezquita Koutoubia, la enérgica Djemaa el-Fna y las Tumbas Saadianas.

La antigua capital de Fez cuenta con una arquitectura impresionante, aunque es quizás más conocida por sus grandes curtiembres y por ser el hogar de una de las universidades más antiguas del mundo.

Meknes tiene una de las puertas monumentales más impresionantes de todo Marruecos, Bab el-Mansour. Los carruajes tirados por caballos son una excelente manera de explorar la encantadora y relajada ciudad imperial.

Existen numerosas rutas turísticas que las unen y permiten visitar las cuatro. En todas ellas verás callejuelas, edificios tradicionales, mezquitas y medinas en las que comprar de todo y poner en práctica el noble acto del regateo, casi un arte allí.

 

Un país de colores y contrastes

Marruecos es posiblemente el país más colorido del mundo. Además, tiene muchas estructuras fabulosas para admirar. Desde majestuosas mezquitas, hasta riads o jardines tradicionales. Desde brillantes palacios, hasta sublimes centros de estudio religioso. Muchos edificios tienen zellige (que son azulejos tradicionales), esculturas decorativas, carpintería y yeserías.

 

Sus playas

Marruecos cuenta con numerosas playas a lo largo del Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico.

Cuenta con miles de kilómetros de costa que ofrecen muchas opciones para los turistas y surfistas que se acercan a ellas. La arena dorada y sus aguas cristalinas conforman una visión paradisíaca y la oportunidad de disfrutar de momentos de relax en un ambiente inolvidable.

 

Gran gastronomía

Si hay algo que no podemos obviar en Marruecos, es su gastronomía. Vas a encontrarte con una oferta gastronómica exótica y variada, donde las especias hacen de cada bocado una experiencia. Además, como los precios son asequibles, puedes permitirte probar un poco de todo.

La carne también es un ingrediente común, siendo el cordero, la ternera y el pollo los más utilizaos. Los mariscos y los peces son más frecuentes en las zonas costeras. Las sardinas son un favorito para los marroquíes. Los platos típicos de Marruecos son: el cuscús y el tajín. Otros platos para probar son pastilla, harira, bissara, y brochettes.

 

Una cultura por descubrir

La población de Marruecos está compuesta principalmente por influencias árabes y bereberes. Ambos grupos han contribuido a las ricas tradiciones y prácticas culturales que se pueden observar hoy en día en este país. También han quedado legados de la época colonial, con influencias francesas, portuguesas y españolas.

Además, Marruecos es un país muy preocupado de cuidar a sus visitantes, muchos de hecho hablan perfectamente español y siempre que puedan intentarán agradarte y satisfacer todas tus necesidades.