Muchos de nosotros soñamos con ver ballenas, pumas, zorros, lenones o aves en vivo y en directo, sin embargo, algunos de estos encuentros pueden ser muy amenazantes para los animales, o perjudicar sus hábitats si no lo hacemos con el debido cuidado y respeto.

Esta actividad turística hecha de buena manera contribuye al desarrollo sustentable, y trae un sinnúmero de beneficios ambientales, sociales y económicos a favor de las comunidades y ecosistemas donde se llevan a cabo.

Así que si quieres aprender a avistarla fauna de forma responsable, toma en cuenta estos tips y buenas prácticas para la observación.

 

1.Conocer los hábitos y características de la especie y su hábitat en particular, así sabremos qué hacer o dejar de hacer para no representar una amenaza para ellos y el ambiente.

 

Ante todo, algunas de las cosas que jamás deberás hacer al avistar fauna silvestre son:

-Emitir ruidos fuertes, pues alteran el comportamiento de los animales.
-Alimentarlos, pues pueden acostumbrarse y perder su capacidad de caza, lo cual altera su capacidad de supervivencia. Además pueden enfermarse, ya que no es su comida.
-Arrojar basura y residuos, pues altera gravemente el equilibrio de los ecosistemas.
-Acercarse con animales domésticos, ya que son una amenaza para los animales silvestres. Modifican el comportamiento de estos y son vectores de contagio de enfermedades, infecciones y parásitos.

 

2.El bienestar debe ser lo primero:

La observación se debe hacer en silencio y en grupos pequeños; hay que tomar distancia, evitar molestarlas cuando están nidificando, jamás acercarse y tocar huevos o crías.

3.Evita alterar el comportamiento: No uses flash o focos durante observación, tampoco uses cebo, alimento o cualquier método de atracción y captura, y , por ningún motivo lleves a tus mascotas a observar.

 

Aunque a veces el ímpetu de conseguir nuestro objetivo nos haga pensar en infligir alguna de estas normas, debemos ser conscientes de lo que estamos haciendo y ser responsables de nuestros actos. Por mucho que pensemos que «nosotros somos amantes de la naturaleza, que lo haremos con cuidado y que si lo hacemos sólo nosotros no va a afectar al animal» tenemos que ser conscientes de que estamos haciéndolo mal. Es por esto que debe prevalecer el bienestar del animal por encima de nuestra satisfacción personal siendo parte del disfrute de la jornada de campo no sólo la observación del animal, sino la interpretación del medio natural, el patrimonio de la zona,…