Justo al otro lado de la frontera de Tanzania, Yace el paisaje del desierto el oasis de Amboseli, a la entrada del parque te reciben las planicies de la abierta sabana, a lo lejos, los verdes pantanos permanentes están llenos por rebaños de elefantes. Esto crea un  espectacular contraste contra el imponente telón de fondo del Monte Kilimanjaro.

Amboseli tiene una de las poblaciones más densas de elefantes, aproximadamente 1500  cruzan el parque. Durante la temporada de sequía podrás observar estas mágicas criaturas convirtiéndose en una sombra gris a negra, como manadas pasan sus días en el céntrico pantano Enkongo Narok. Los pantanos son manantiales perennes y naturales. los glaciares de hielo se derriten en las rocas volcánicas del Monte Kilimanjaro llenando los ríos subterráneos.

Las largas lluvias de abril ayudan a llenar los pantanos durante la estación seca y las lluvias cortas de Noviembre. Si tiene suerte podrás ver un juego extraño a las afueras de Amboseli, como el gerenuk y el oryx de orejas de franja. El juego de las llanuras consiste en que el búfalo común del cabo, eland, la cebra de Burchell, el ñu y a menudo verá a los mamíferos más pequeños tales como el chacal de espalda negra que se desplaza por los alrededores. Los depredadores populares son la atracción principal como el león, el leopardo, el búfalo, la hiena manchada y la enorme jirafa, posando en el fondo para el perfecto recuerdo de la imagen del Kilimanjaro.

Con más de 400 especies de aves entre Octubre a Diciembre, las aves migratorias del hemisferio norte llegan a Amboseli. La mezcla de especies locales y migratorias hace una experiencia inolvidable. Los avistamientos del chorlitejo y aves endémicas como el cruce de dos bandas, se encuentran generalmente sólo en las Salinas de Amboseli. El Alcedines (Kingfisher), garzas y águilas pescadoras son sólo una de las otras especies que podrá observar,

Los Masai nómadas viven al borde del parque arreando el ganado diariamente para alimentarse. El turismo desempeña un papel importante para mantener el equilibrio entre la vida silvestre y la existencia humana.