La plaza Jemaa el Fna es uno de los mayores puntos de interés de Marrakech, ciudad de Marruecos, es el corazón donde late la ciudad, el punto de encuentro de sus gentes. Tanto es así que fue declarada Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la Unesco.

Presenta una concentración excepcional de tradiciones culturales populares marroquíes que se expresan a través de la música, la religión y diversas expresiones artísticas.

Boris Macek, CC BY-SA 3.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0>, via Wikimedia Commons

Boris Macek, CC BY-SA 3.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0>, via Wikimedia Commons

La lista de puestos y oficios que aquí verás desplegados es realmente amplia y sorprendente, algunos de los cuales han ya desaparecido en otros países: Durante todo el día, y hasta bien entrada la noche, se pueden comprar frutos, degustar manjares tradicionales y encontrar una variedad de servicios tales como dentistas, curanderos, adivinos, predicadores, tatuadores con alheña o aguadores. También pueden verse y oírse a narradores, poetas, músicos bereberes (mazighen), bailarines gnawis, encantadores de serpientes y jugadores de senthir (hajhouj).

Pero demás de todos estos puestos montables y desmontables, en el perímetro de la plaza Jemaa el Fna también hay locales permanentes, principalmente de hostelería: restaurantes, cafés y bares con un ambiente que va desde lo turístico a lo literario