Si eres amante de la playa, pero también del cuidado del ambiente y el turismo sostenible, esta información te será úyil en tus vacaciones veraniegas.

Esperamos  que después de leer este artículo seas más consciente de que todo en la naturaleza tiene una función y, a partir de ahora, también seas tú el que le expliques a la gente de tu círculo el porqué no se han de llevar las conchas que se encuentran en la playa:

Las conchas son como un escudo que protege de la desecación y de los depredadores a las partes blandas de los moluscos bivalvos y de los gasterópodos, como las caracolas. Igual que nosotros tenemos células que construyen nuestros huesos, los moluscos construyen sus conchas.

Los moluscos extraen el calcio de su alimento, del agua, de las rocas y del ambiente. Llegan a través del flujo sanguíneo al manto, que es el tejido de la parte blanda del animal encargado de depositar el material del que está hecho la concha (carbonato cálcico), los concentra y los transforma en cristales, que son depositados en capas.

Las almejas, ostras, mejillones o caracolas necesitan carbonato de calcio para desarrollar su concha y esto lo consiguen de las conchas muertas que se van erosionando con el tiempo. Lo que pasa es que el descenso de conchas en las playas limita a los nuevos moluscos o gasterópodos desarrollar sus conchas.

De hecho, ya existen varios estudios que sostienen que la influencia humana está esquilmando las playas de conchas, especialmente cuando intervienen dos factores: que la zona sea turística y que las conchas de la zona sean bonitas.

Resumiendo mucho, al llevarnos las conchas estamos rompiendo la armonía de la química del agua, ya que a más carbonato cálcico en el ambiente se contribuye a evitar la acidificación de los océanos. Así que de forma «inocente» estamos cambiando hasta la química de nuestros océanos, lo que está poniendo en peligro el equilibrio marino.

Pero, esto no queda aquí:

La arena se va formando en parte por la erosión de las conchas de las playas. Si nos las llevamos, quitamos parte de ese reservorio para formar nueva arena. Así que llegará un momento en que cada vez más, las playas tengan menos arena. Por lo que llegará un momento que no tendrás sitio para colocar tu toalla.

El hecho de llevarte las conchitas también tiene consecuencias en el descenso de la abundancia de diversidad de ciertos organismos que habitan en estos ecosistemas litorales.

Así que te invitamos a compartir esta información, ya que muchas veces es desconocimiento. Hazle una foto y déjala en su sitio.

Ya que a pesar de que nuestra mente las vea como algo inanimado, las conchas todavía tienen que seguir haciendo su función en la naturaleza.