Cuando decidimos hacer un safari nos empiezan a surgir mil dudas porque no sabemos qué es lo que nos vamos a encontrar en el lugar. Aunque hayas viajado antes a otros lugares del mundo, nada se compara con hacer un safari por alguna de las mejores reservas naturales que existe en el planeta.

Que no te invada el miedo, lee esto antes de emprender tu viaje:

 

No todos los safaris son iguales.
Nadie te garantiza que puedas ver animales de cerca, encontrarte momentos como un león cazando o que puedas ver al leopardo o a un rinoceronte. Los lugares donde se hace safari son parques naturales con animales salvajes, no son un zoo. Los animales se mueven a su antojo cuando quieren y hacen lo que quieren.

 

Vivirás a base de cajitas de picnic
Esto quiere decir que durante tu recorrido no podrás comer «bien». Te darán unas cajas con lunch que a menudo contienen fruta, un bocadillos y algunas galletas. Aunque la compañía intentará consentirte, esperar un gran banquete es algo absurdo. Eso sí, cuando llegue la cena (ya en tu hotel) podrás desquitarlo todo.

 

Nunca te salgas del camino
Hay tours que ya tienen el recorrido establecido, ya sea que elijas ir con un guía o por tu cuenta es importante que nunca te vayas por caminos que nadie conoce. De esa forma, no te pones en riesgo y si llegara a ocurrir alguna emergencia, las autoridades del parque sabrán dónde encontrarte.

 

Es un viaje «de aventura».
Si has decidido hacer un safari, ten en cuenta que un viaje de aventura, aunque tus alojamientos sean de lujo.

Como te he comentado antes, pasarás muchas horas en la carretera. Las distancias, aunque sean cortas en Km, son largas en tiempo debido al estado de las carreteras.