Stellenbosch, situada en la deliciosa ruta de vinos de Sudáfrica, es una ciudad reconocida internacionalmente por su hermoso entorno, fincas vitivinícolas, cafés en la acera, restaurantes, vinos de calidad, edificios históricos y su famosa universidad.

Hoy en día Stellenbosch junto con Paarl y Franschhoek forman la mayor región vitivinícola del país. Y, en el caso de esta ciudad de robledales, está rodeada por más de 100 bodegas, la mayoría abiertas al público; de hecho, está considerada la capital de los viñedos de Sudáfrica.

El lugar está conformado por espectaculares montañas cubiertas de viñedos y salpicadas de bodegas donde degustar los distinguidos caldos de la región. Sus vinos han sido premiados y son de renombre mundial y, es que ahí se encuentran muchas fincas vinícolas líderes.

 

¿Qué hacer?

Puedes visitar las fincas vinícolas, entre ellas está Spier, que ofrece una serie de actividades que puede disfrutar, desde excursiones a Segway a la cata de vinos, picnics y una exhibición de aves de presa (llamada Encuentros con las Águilas). También hay un centro de conferencias, hotel y varios restaurantes para elegir, además de un anfiteatro donde se celebra el Festival de Arte Dramático de Spier. Otras fincas que puedes son Delheim, Thelema, Tokara y Blaauwklippen.

Tampoco te puedes perder las casas del casco histórico de la ciudad, la tienda estilo factoría de Oom Samie se Winkel, la iglesia neogótica de Moederkerk y los museos dedicados a los juguetes, objetos militares de interés histórico, automóviles y los primeros años de la vida en el Cabo.

 

Este es un lugar de rica cultura y carácter vibrante, estas características lo convierten en un entorno idílico para explorar pie.

¡Embárcate en el recorrido de rutas del vino aquí!