Los volcanes siempre han atraído la atención de viajeros, fotógrafos y aventureros. Produce cierto temor acercarse a estas imponentes montañas, en donde es posible asomarse al interior de la Tierra.

África es un continente con una gran cantidad de volcanes, algunos son accesibles y otros son casi imposible acercarse. Hoy hablaremos sobre los volcanes activos de este grandioso continente.

 

Volcán Fogo – Cabo Verde

Imagen de <a href="https://pixabay.com/es/users/alexa_nbg-5318071/?utm_source=link-attribution&utm_medium=referral&utm_campaign=image&utm_content=2325023">Alexa_Nbg</a> en <a href="https://pixabay.com/es/?utm_source=link-attribution&utm_medium=referral&utm_campaign=image&utm_content=2325023">Pixabay</a>

Imagen de Alexa_Nbg en Pixabay

 

El volcán de la isla de Fogo se originó cientos de miles de años atrás, creando una estructura montañosa de aproximadamente 3500m, está situado en la Isla Fogo, es un estratovolcán con una caldera de 8 km de diámetro.

Sin duda, visitar el volcán de la isla de Fogo es absolutamente obligatorio, pudiendo ascender su Pico, ver el cráter y deslizarte por las pendientes repletas de lava. También es una buena opción explorar las cuevas generadas por las formaciones volcánicas.

 

Kilimanjaro – Tanzania

Imagen de <a href="https://pixabay.com/es/users/herbert2512-2929941/?utm_source=link-attribution&amp;utm_medium=referral&amp;utm_campaign=image&amp;utm_content=4062680">Herbert Aust</a> en <a href="https://pixabay.com/es/?utm_source=link-attribution&amp;utm_medium=referral&amp;utm_campaign=image&amp;utm_content=4062680">Pixabay</a>

Imagen de Herbert Aust en Pixabay

 

Sus 5895 metros de altitud la convierten en la cumbre más alta de todo el continente africanou gran tamaño y su ubicación, así como el clima, favorecen la existencia de diversos ecosistemas de forma única, así, en el Kilimanjaro conviven glaciares, desiertos, paisajes alpinos, sabana y selva tropical. De hecho, el Parque Nacional del Kilimanjaro ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987.

 

Monte Nyiragongo – República Democrática del Congo

User: (WT-shared) Cai at wts wikivoyage, CC BY-SA 3.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0>, via Wikimedia Commons

User: (WT-shared) Cai at wts wikivoyage, CC BY-SA 3.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0>, via Wikimedia Commons

 

Entre los volcanes de más difícil acceso está el Monte Nyrangongo. Es uno de los volcanes más activos del mundo y se caracteriza por albergar uno de los lagos de lava más grandes y menos estudiados del planeta, con más de 200 metros de diámetro. Este volcán aún se mantiene en activo y tiene un gran poder destructivo.

 

Monte Camerún – Camerún

Imagen de <a href="https://pixabay.com/es/users/rem734-2843267/?utm_source=link-attribution&utm_medium=referral&utm_campaign=image&utm_content=1489500">rem734</a> en <a href="https://pixabay.com/es/?utm_source=link-attribution&utm_medium=referral&utm_campaign=image&utm_content=1489500">Pixabay</a>

Imagen de rem734 en Pixabay

 

Este elevado volcán activo es espectacular, tiene 4.400 m de altura y es un volcán activo en Buea, en la zona anglófona de Camerún. Normalmente, se organizan excursiones de varios días para disfrutar del deporte al aire libre, pero sobre todo para empaparse de la cultura del país. Durante el ascenso podrás recoger alimentos, hablar con otros excursionistas y nativos y disfrutar de un paisaje único.

Erta Ale – Etiopía

Jan Markiewicz, CC BY-SA 3.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0>, via Wikimedia Commons

Jan Markiewicz, CC BY-SA 3.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0>, via Wikimedia Commons

 

El denominado volcán Erta Ale levanta sus 613 metros de altura sobre el desierto de Danakil, en la depresión de Afar, Etiopía y, está en erupción desde 1967, es uno de los volcanes más activos del país. Es probablemente uno de los volcanes más bellos para visitar. Este volcán en escudo, que se caracteriza por su gran extensión y poca pendiente, se ha formado a partir de capas sucesivas de erupciones basálticas de carácter recurrente que pueden durar millones de años.